Testado en animales
mayo 14, 2018
ilustración de planta
Hoja de otoño
junio 4, 2018
Ver todo

Restauración de una pandereta


En este vídeo se muestra el proceso de restauración de una pandereta.

La Pandereta (en euskera “panderoa”) es un instrumento muy típico en el País Vasco, se utiliza para acompañar  la trikitixa. Se dice que es uno de los instrumentos más antiguos y que se utilizaba tanto en Mesopotamia y Egipto como en la Edad Media para prácticas religiosas.

El instrumento que he restaurado, estaba con pintadas y pegatinas en el interior y exterior. El cliente quería darle una segunda oportunidad a un regalo que le hicieron cuando era niño. Quería que tapara el dibujo que tenia en la parte de dentro del pandero y que además, intentara limpiarlo lo máximo posible.

El proceso paso a paso


  1. Para restituir el objeto, he empezado limpiando la zona más perjudicada del instrumento con la ayuda de una espátula para quitar las pegatinas y los restos de las pinturas de cera que utilizó en su día. Es imposible quitar toda la pintura, pero lo importante es que la zona quede lo más lisa posible para que después, a la hora de blanquearlo, coja la pintura lo mejor posible.
  2. Para blanquearlo, le he dado dos capas de pintura a la tiza de color blanco para que quede lo más opaca posible. Eso si, para dar la segunda capa es imprescindible que la primera este del todo seca para que cubra lo máximo posible sin mezclarse con la anterior en caso de que esté húmeda.
  3. Después, comenzaremos con los laterales del instrumento, para ello, he utilizado una lija y he ido lijando toda la madera hasta que he conseguido eliminar todas las manchas.
  4. Luego, con un pincel finito y protegiendo la piel del pandero con cinta carrocero, barnizamos toda la madera y la dejamos secar unas horas.
  5. Ya tenemos todo el instrumento limpio, ahora toca hacer la ilustración. Para ello primero he hecho las siluetas de los troncos en tonos grises. Quiero que la luz venga desde atrás por lo que, los árboles que están más lejos son más claros que los que están más cerca y así, le damos profundidad al dibujo.
  6. Tras hacer las siluetas, he pintado el fondo de un color marfil mate chalk paint. Me gustan las pinturas a la tiza porqué después, a la hora de dibujar encima, seca antes el material y no resbala como podría pasar en el caso de usar una pintura satinada.
  7. Ahora toca hacer la textura de los troncos, y para ello, he utilizado un lápiz de 5B para la superficie más clara y bolígrafos calibrados negros para los más oscuros (1.0mm para los más oscuros y 0.05mm para los menos oscuros)
  8. Una vez terminado el dibujo lo he sellado para que no se he estropee con el uso, y para ello, le he dado una capa de barniz mate de pintura acrílica. Tras barnizarlo lo dejamos secar, y ya lo tendríamos listo para su uso y disfrute.

Si quieres algo parecido ponte en contacto conmigo a través del formulario de contacto, me encantará atenderte.